Sidebar

19
Sun, Aug

Petroquimica

La seguridad y la tecnología se unen para evitar riesgos en los trabajadores que operan en las grandes superficies petroleras en el mar.

La seguridad y la tecnología se unen para evitar riesgos en los trabajadores que operan en las grandes superficies petroleras en el mar.


Hasta no hace mucho, los trabajadores debían hacer manualmente tareas de revisión de los tubos en las plataformas, colgados en un arnés y con posibilidad de producirse un accidente.

Hoy, lo sucedido en la plataforma petrolífera Thunder Horse de BP en el lado estadounidense del Golfo de México, da cuenta de que la modernidad efectivamente contribuye a la seguridad de las personas.

El robot Maggie, el cual tiene el tamaño de un perro, realizó una inspección de sectores peligrosos de la instalación, evitando que los trabajadores se expongan a posibles daños a sus pulmones por inhalación de gases generados por el petróleo.

Este robot no trabaja solo ya que es asistido en el aire por un dron, el cual permite realizar las verificaciones pertinentes y en el mar, se cuenta también con mini submarinos que reemplazan a los buzos.

Para muchos especialistas, este nuevo paradigma que empieza a imperar en las empresas petroleras tiene como objetivo el reducir costos, pero principalmente, apuesta a salvar vidas ya que no le dan lugar al llamado "error humano" y al mismo tiempo, reducen la exposición de las personas a posibles peligros para su salud como gases tóxicos o fluídos.

Recibe gratis TodologisticaNEWS