21
Wed, Feb
49 New Articles

Argentina

Si bien el gobierno argentino tiene como máximo objetivo el lograr reducir los costos logísticos, al parecer no ha tenido aún el éxito esperado.

Si bien el gobierno argentino tiene como máximo objetivo el lograr reducir los costos logísticos, al parecer no ha tenido aún el éxito esperado.


Los datos de la Cámara Empresaria de Operadores Logísticos (Cedol) de Argentina confirman que debido al aumento del combustible, los peajes, el impuesto Automotor y la mano de obra, los gastos logísticos del transporte de carga han aumentado un 23,9% durante .

La buena noticia es que, en comparación a lo sucedido en 2016, los costos han bajado pero sin embargo aún se está muy lejos de lograr un resultado positivo en cuanto a la rentabilidad del transporte de carga.

Para Guido Calzetti, titular de la Asociación de Propietarios de Camiones de Mendoza (Aprocam) la industria del transporte en dicha provincia opera en déficit puesto que se ha podido trasladar un 18% del total de incrementos que ha sufrido la actividad, teniendo una pérdida del orden del 6%.

Los constantes aumentos del combustible no han dado tiempo a incluirlas en las tarifas, sumado a al costo salarial, la alta carga impositiva y la sobreoferta de camiones, como obstáculos que enumeraron los empresarios al analizar la situación del sector.

En el corto plazo, la situación podría empeorar ya que se espera que en este mes de enero los costos suban aún más debido a gastos de patentes, el combustible, peajes y otros costos directos de la operación, según lo confirman desde la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Carga (Fadeeac).

Algunos transportistas ven peligrar aún más su rentabilidad por las mejoras constantes que el gobierno ha puesto en marcha en materia ferroviaria, creyendo que se perderá parte de la carga que se traslada hoy en camión. Sin embargo, otros son más optimistas y consideran la vuelta del tren como una buena noticia puesto que complementan la tarea logística ya que los camiones acercan las mercaderías hasta el ferrocarril, mejorando la competitividad del país.