18
Thu, Jan
62 New Articles

Argentina

Las situaciones curiosas, aunque no son tan frecuentes, también forman parte de la actividad logística en todo el mundo, principalmente en nuestra región.

Las situaciones curiosas, aunque no son tan frecuentes, también forman parte de la actividad logística en todo el mundo, principalmente en nuestra región.


Extraño fue para quienes navegan por el río Paraná, ver al buque Uroz Z navegar sin ningún tripulante a bordo durante 58 kilómetros, encallando finalmente en un banco de arena.

La situación se debió a que el buque se desprendió de su amarra en el astillero Corrientes SA, donde estuvo amarrado por casi 20 años, y fue arrastrado por la corriente pasando cual "barco fantasma" ante los ojos incrédulos de los navegantes de otras embarcaciones.

El Uroz Z es una embarcación de 107 metros de eslora, con 14,5 metros de manga y 6,70 metros de puntal y es un navío que empezó a construirse en 1993 y que aún (increíblemente) no estaría finalizado por lo que se utiliza actualmente como barcaza de carga con remolcadores.

Según la información brindada por los sorprendidos testigos, el incidente se dio entre los kilómetros 1200 y 1142 del río Paraná y su astillero de origen (Astillero Corrientes) recibió una notificación debido a su responsabilidad en el hecho.